Mikaela y Cavino, su hombre